miércoles, 26 de junio de 2019

Estado de la villa y encomienda de Orcheta en el año 1631

Debido al ruinoso aspecto que presentaba la casi totalidad de la villa de Orcheta, se personó en la localidad, Miguel Datos del Castillo, notario y procurador absoluto del administrador general por Su Majestad de dicho lugar y Encomienda de la orden de Santiago, Don Luís Ferrer y Cardona.
                                                         Municipio de Arués. Fotografía de El Español

El día 27 de enero de 1631, con las justicias y jurados, y asistidos por el notario y escribano público, Gaspar Juan Avellán, recorrieron la villa. Lo que vio el procurador o representante del administrador del pueblo fue desolador.
Orcheta estaba destrozada, deshecha. Casi todo se encontraba más que deteriorado, arrasado. Incluso gran parte de sus tierras, sobre todo las de secano, eran un erial. Todo yermo y abandonado. Solo se salvaba una parte de la huerta.
El escribano fue tomando nota de las condiciones y aspectos de todas y cada una de las casas o viviendas de la población.
                                                                                Orxeta y su huerta

Empezaron por la casa de la señoría o del comendador. Las puertas de la calle estaban rotas y agujereadas. Las puertas de la casa, la principal y seis ventanas, rotas y derruidas. La escalera principal se caía de su cubierta y muy demolida. En la sala, una viga de la cubierta del techo, quebrada. Las paredes con muchos carcomidos y agujeros entre los que se podía ver la calle. Todas las caballerizas sin puertas, el granero había desaparecido. En el suelo de la sala se encontraban cuatro vigas rotas y casi todas podridas y carcomidas.
                  Casa del comendador de Orcheta a principios del siglo XX. Panel informativo del ayuntamiento

Continuaron por el molino de abajo que era de la señoría, no había muelas para moler. Las paredes medio derruidas. La caballeriza con el techo derrumbado. Faltaban las herramientas necesarias para que el molino funcionara y además no tenía puerta.
                                                       Restos del molino harinero de abajo en Orxeta

Siguieron por la iglesia, que estaba labrada de tapial (pared que se hace con tierra amasada). La sacristía sin puerta y sin tejas. En la terraza, dos ventanas bajas a las que les faltaban las rejas. No había cáliz para celebrar la misa y cuando lo necesitaban lo pedían prestado de Villajoyosa.
La casa abadía para el cura, muy destruida. El arco del patio con grietas y aberturas. Y la salita, apuntalada para que no cayeran las vigas del techo. Las paredes derruidas. Allí vivía el párroco y Andrés Buforn, su padre, que tuvo que trasladarse allí porque su propia casa estaba destrozada e inhabitable.
                                                Junto a la iglesia de Orxeta hubo casas pegadas a ella.

El horno estaba muy viejo, las paredes con numerosas aberturas, se caían. El techo con agujeros. El lugar donde se cocía el pan, sin enlosar.
La carnicería estaba asolada y no servía para nada.
A continuación, pasaron a visitar las 42 casas que, juntamente con las ya mencionadas, formaban el núcleo poblacional, tomando nota del nombre del propietario y el estado en la que se encontraban.
Solo contabilizaron 11 viviendas habitables, aunque alguna necesitaba de reparaciones.
Las restantes presentaban paredes derruidas, vigas rotas, techos caídos o apuntalados, agujeros en los tabiques e incluso algunas de ellas eran ya solares. Sus dueños o habitantes, a pesar de que los edificios se encontraban en perfecta ruina y destruidos, seguían sin abandonarlos, refugiándose en alguna zona de los mismos que les permitiera cobijarse y medio resguardarse de las inclemencias meteorológicas.
                                                           Obras en la calle Mayor de Orcheta. 1905

Los 11 vecinos de Orcheta que disponían y vivían en casa apta para habitar, eran:

Francisco Zaragoza de Jayme                                      Diego Valverde
Hijos de Francisco Soriano                                           Antonio Soriano
Jayme Ferrandes (Ferrándiz), mayor                           Jayme Aragonés
Antonio Galiana                                                             Rafael Bas
Miguel Ortuño                                                                Joan Llorca de Pedro
Pedro Monllor (Era propietario de otra casa medio derruida, alquilada a Luís Iváñez)

Esta es la relación de los propietarios de las restantes 31:

José Morales                                                                 Gerónimo Avellán
Antonio Baldó, mayor                                                    Jayme Sellés
Melchor Avellán                                                             Francisco Sellés (de la huerta), 2 casas
Antonio Ferrandes (Ferrándiz)                                      Vicente Llorens
Antonio Baldó, menor                                                    Tomás Pérez
Bartolomé Pla                                                                Vicenta Mila (viuda de Gerónimo Ferrer)
Hipólito Lloret                                                                Jayme Orts
Pedro Lloret                                                                   Francisco Zaragoza
Joan Iranz                                                                      Pedro Soriano
Francisco Soler                                                              Miguel Zaragoza
Jayme Ferrandes, menor                                               Benet Buforn       
Pedro Llorca (la casa perteneció a Pedro Forges)        Antonio Martínez
Luís Iváñez                                                                     Vicente Pastor
Cristóbal Ferrandes                                                        Andrés Buforn
Ausías Llinares                                                  Pedro Monllor (Casa alquilada a Luís Iváñez)

                                                   Caserío derruido en la huerta de Orxeta

De todo ello, dio fe en pública escritura, el requerido notario de Villajoyosa que, desplazándose hasta Orcheta con dos notables personas, a las cuales rogó fueran testigos, el también notario Pedro Juan Lloret y el sastre Jayme Esquerdo, redactó dicho documento que cuatro meses después fue revalidado por otros tres notarios.
Raro es que en esa relación de propietarios no aparezca ninguno con nombre morisco, ya que solamente habían pasado 22 años desde la expulsión decretada por Felipe III en el año 1609 y nos consta que en Orcheta alguno había.
                                                    Documento de la descripción de Orcheta en el año 1631 

Lo que no puedo afirmar es si esta descripción sobre la situación física de la encomienda sirvió para algo, aunque lo cierto es que la actual iglesia se construyó entre 1759 y 1761, es decir, 128 años después (según el panel informativo del ayuntamiento de Orxeta). Pero parecen muchos años los que transcurrieron entre ambos momentos para pensar que tuvo algo que ver entre ellos.
Evidentemente, todo lo demás que se indica en este documento del siglo XVI, durante el transcurso del tiempo se ha ido reformando o arreglando (la abadía, el horno, la carnicería, la casa del comendador, las viviendas). Bueno, quizás todo no. Dudo mucho que el molino de abajo haya sufrido alguna reparación desde entonces.
Pero afortunadamente, en la actualidad, es un placer pasear por las arregladas y lindas calles de Orxeta.
                                    Primera página del documento de la descripción de Orcheta en el año 1631


Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que las fuentes sean citadas.

domingo, 6 de enero de 2019

El patrimonio intangible e inmaterial de los pueblos. Una pincelada de Villajoyosa.

Hace ya casi cuatro años, escribí sobre este asunto. De la importancia de conocer y guardar la memoria histórica.
En las páginas de Facebook, he leído algunas interesantes y divertidas historias, que algunos usuarios de este medio nos transmiten, haciendo de este modo que continúen vivas en nuestro recuerdo. Una de estas personas es Francisca Lloret Vaello, que de cuando en cuando nos deleita con alguna "historia" de su querida Foradá.
Mi artículo sobre el tema, consta de dos partes, y están versadas sobre el patrimonio intangible e inmaterial de Relleu : https://pacomacia.blogspot.com/2015/02/el-patrimonio-intangible-e-inmaterial.html y https://pacomacia.blogspot.com/2015/
La idea, sobre lo que en este momento estoy escribiendo, me ha llegado por un artículo redactado en la revista de las fiestas de moros y cristianos de Villajoyosa del año 1961, de título "Volver a vivir" cuyo autor, "Vicente", escribe sobre los recuerdos que tiene de su querida Villajoyosa. Aunque no alude en qué años se basan los mismos, plasma, con claridad y realidad, la vida, los rincones y las personas de La Vila de los momentos recordados.


Se autoriza la publicación del contenido de este artículo siempre que se citen las fuentes.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Apellidos de Relleu en el siglo XVIII (y XVII)

Fueron vecinos de la villa y castillo de Relleu en las fechas correspondientes. Los cuatro primeros, del siglo XVIII y el quinto fue un relleuero del siglo XVII.
Solo presento un breve resumen del documento que refleja el nombre de la persona, con la fotografía del documento original donde consta la denominación, una breve reseña del contenido de la escritura y la fecha en que se redactó.
Los apellidos son: Manero, Picó, Marco, Cabot y Agulló.

1-MANERO. Certificado y guía emitido por el alcalde de la villa de Relleu, Josef Manero, a nombre de Josef Mayor y Alonso, vecino de Villajoyosa para que pudiera cortar de sus tierras del Bortoló y sacar de ellas, madera de pino. Se hizo constar en el certificado, que, por parte de las justicias del tránsito de las maderas hasta Villajoyosa, no le pusieran reparos. Es muy posible que esa madera se empleara después en la construcción de barcos. Además del señor alcalde de Relleu, también lo firmó el escribano secretario del ayuntamiento, Vicente Pérez Cantó. Se redactó el día 19 de agosto del año 1795.

                                                                     1-Certificado del alcalde Relleu para extraer madera. Año 1795

2-PICÓ. Luís Picó, vecino de la villa de Relleu y personado en esos momentos en Villajoyosa, en nombre de D. Nicolás Malatesta, abogado, vecino de la ciudad de Valencia, solicitó ante el alcalde de La Vila, una relación de los bienes de D. Juan Mayor. La solicitud fue aceptada y el escribano del ayuntamiento hizo entrega de la petición. Este documento fue redactado el día 7 de septiembre del año 1759.

                                                      2-Luís Picó, vecino de Relleu, solicitó la relación de bienes de Juan Mayor. Año 1759

3-MARCO. Francés Mayor de Gaspar, Ciudadano, vecino de la villa de Villajoyosa entregó “a medias” a Cosme Marco, labrador de la villa y castillo de Relleu, encontrado en ese día en Villajoyosa, una heredad en el término de Relleu llamada la Hoya de Los Castellanos que era anteriormente de Gregori Bernabeu, con parte de la casa y dos corrales. El documento se hizo en presencia de Francés Vaello, notario, Miguel Camps y Pere Lloret de Maciá. En la parte final del documento hay un reconocimiento de deuda de Cosme Marco a Francés Mayor por la venta de unos mulos. Se redactó el día 16 de febrero del año 1721 y el 16 de agosto de 1772, se agregó el reconocimiento de deuda.

                                                                  3-Entrega a medias la Foia de Los Castellanos de Relleu. Año 1721

4-CABOT. Este documento es una escritura de compraventa, realizada en Relleu por el escribano titular, Joseph Climent, y uno de los testigos que la firmaron fue Vicente Cabot, cuya profesión era la de amanuense (persona que tiene por oficio escribir a mano, copiando o poniendo en limpio escritos ajenos, o escribiendo lo que se le dicta). Fue redactado el día 23 de septiembre del año 1773.

                                                 4-Presentaron  licencia al arrendador de los derechos del Marqués de Santiago. Año 1773

5-AGULLÓ. Melchor Agulló, hijo de Jaime, de la villa y castillo de Relleu, presente en la huerta de Villajoyosa, confesó haber recibido de Jaime Aragonés, hijo de Pedro, 69 libras que eran parte de una cantidad mayor que éste le debía. Dicho pago se realizó en la Torreta del mencionado Aragonés. El documento está escrito en valenciano y se redactó el día 21 de octubre del año 1657.


                                                                               5-Carta de pago de Melchor Agulló, vecino de Relleu. Año 1657


Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que la fuente sea citada.

martes, 4 de diciembre de 2018

Apellidos de Villajoyosa entre los siglos XVI y XIX.

Continuando con los apellidos de Villajoyosa entre los siglos XVI y XIX, paso a exponer otros seis, acompañados con la imagen de la página del documento donde consta el nombre del vilero en cuestión y un breve relato sobre el contenido de la escritura y la fecha en que se redactó.
Los escogidos en esta ocasión, son: Vaello, Sellés, Mingot, Soriano, Llinares y Aragonés,

El primero, VAELLO. En este documento se habla de Jaime Vaello, hijo de Pedro, como avalista o fiador de un censo (hipoteca) que respondía por éste con una casa que tenía dentro de los muros de Villajoyosa y además con un pedazo de tierra en la partida La Foia que lindaba con el camino de Benidorm y el mar. Se redactó en valenciano el día 11 de febrero del año 1666.

                               1-Censo otorgado por Jaime Vaello a Bartolomé Aragonés Llorca. Año 1666

El segundo, SELLÉS. Este documento está fechado el 30 de noviembre del año 1728 y es una escritura de venta de una casa sita en el arrabal de San Agustín, fuera de los muros de Villajoyosa. La venta fue realizada por el matrimonio formado por José Sellés y Águeda Buforn a favor de Francisco Mayor.

          2-Escritura de venta de una casa en el arraval de San Agustín, por José Sellés y Águeda Buforn, Año1728

El tercero, MINGOT. El día 23 de diciembre de 1613, se otorgó este documento como carta de pago, por parte de Antonio Mingot, labrador de Villajoyosa, a Jaime Mayor. Se hizo como justificante del pago que Mayor realizó de una parte del dinero que Ángela Mingot aportó a su matrimonio. Está escrito en valenciano.

                                              3-Carta de pago de Jayme Mayor a Antonio Mingot. Año 1613

El cuarto, SORIANO. Trata sobre las cláusulas de la administración del testamento de Antonio Soriano de Jaime, por las que deja la herencia a su nieto Jaime Pascual Lloret, hijo del magnífico Jaime Lloret y Elisabet Soriano. Este documento, escrito en valenciano, se redactó por el notario Gaspar Juan Avellá, el día 13 de diciembre del año 1592.

                                    4-Cláusulas para administrar el testamento de Antonio Soriano. Año 1592

El quinto, LLINARES. Este documento trata, de la presentación de los testigos de un proceso de demanda que Gaspar Llinares, hijo de Melchor, entabló contra Pedro Aragonés. Está redactado en Villajoyosa el día 22 de febrero del año 1622, y en su mayoría, escrito en valenciano con algunos párrafos en latín.

                                           5-Demanda de Gaspar Llinares contra Pedro Aragonés. Año 1622

El sexto, ARAGONÉS. El documento, fechado en Villajoyosa el día 15 de julio del año 1704, es el testamento de Berthomeu Aragonés, Ciudadano de la villa. Entre otros puntos, indica, que su cadáver sea enterrado en la iglesia parroquial de Villajoyosa, en la sepultura de los Aragonés. Nombró por albacea a Jaume Aragonés, su hermano, al cual otorgó todo el poder como a tal. Lo firmó en la huerta de Villajoyosa, siendo testigos, Àlvaro Urios y Miquel Lloret de Villajoyosa y Geroni Lloret de la Encomienda de Orxeta. Está escrito en valenciano.

                        6-Testamento y últimas voluntades de Berthomeu Aragonés. Año 1704



Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que la fuente sea citada.


lunes, 26 de noviembre de 2018

Algunos apellidos de Villajoyosa (del siglo XVI hasta el siglo XIX)

Como consecuencia de la publicación de unos artículos dedicados a algunos apellidos ilustres (actualmente, quizás, en este caso, ya no se use ese adjetivo, pero muchos descendientes de éstos, continúan formando parte de la sociedad vilera), de la entonces villa de Villajoyosa (siglo XVI y posteriores), varias han sido las personas que de algún modo se han puesto en contacto conmigo para averiguar o saber sobre sus apellidos, y tal vez ¿porqué no? Indagar sobre sus antepasados.

Es posible que entre mis archivos pudiera tener algunos datos, e incluso hechos, de personajes destacados en su tiempo que, por una u otra razón, hubieran tenido influencias en el devenir momentáneo de sus épocas, o con relevancias en algún momento puntual de la historia de Villajoyosa (también de otras poblaciones vecinas).

                                                                          La Vila antigua desde la playa

A las personas que me han solicitado la averiguación sobre sus apellidos, privadamente les he contestado. Pero lo que quisiera dejar claro es, que yo no soy ningún profesional de la antroponimia, ni mi trabajo consiste ni ha consistido en nada que tenga que ver con ello. Solo soy un aficionado de la historia que, a través de los años, y recorriendo varios tipos de vías, he ido recopilando documentación, la mayoría de ella, de personas y hechos que se vivieron en La Vila.

Creo que satisface (y es bonito), que cualquiera, quisiera y pudiera saber algo de sus antepasados. Me gustaría ayudarles en esa y otras facetas que estén en mi mano.

Por todo ello, este artículo, trabajo, crónica, escrito… o lo que sea, lo dedico, solo, a dejar una breve reseña de un documento en el que se nombra a alguno de los seis apellidos que he escogido, pensando siempre que son seis nombres muy usuales o tradicionales en Villajoyosa.

El primero habla de un LLORET, exactamente del testamento de Ángela Lloret, viuda de Bartolomé Zaragoza. El documento está escrito en valenciano y se redactó el día 20 de julio del año 1620.

                                            1-Testamento de Ángela Lloret Viuda de Bartolomé Zaragoza. Año 1620


El segundo, trata de las pruebas aportadas en un proceso judicial ante la Justicia de Villajoyosa, siendo la demandante Monserrat LLORCA. En este documento fechado el 22 de septiembre del año 1638, escrito en valenciano con algunas frases en latín, además de la mencionada Llorca, se pueden leer los apellidos de dos intervinientes en el proceso, Lloret y Mayor.

                                              2-Pruebas aportadas ante la justicia por Monserrat Llorca. Año 1638

El tercero, refleja el compromiso de matrimonio que realiza Marta MAYOR, doncella, hija de Simeón Mayor y Mariana Llorca, con Vicente Morales. Al mismo tiempo, constituyen la dote que Marta llevará al matrimonio. Este documento está escrito en valenciano y se realizó ante notario el día 24 de septiembre del año 1680.

                            3-Dote que otorgan Simeón Mayor y Mariana Llorca a su hija Marta por matrimonio. Año 1680

El cuarto documento trata del reconocimiento de deuda que hace Jaime Mayor a la viuda de su hermano, Ángela SOLER. Está redactado en Villajoyosa, en valenciano, el día 10 de marzo del año 1588.

                               4-Jaime Mayor reconoció una deuda a Ángela Soler, viuda de su hermano. Año 1588

El quinto documento, habla de la venta de un censo (hipoteca) que realiza Jaime ESQUERDO, sastre de la villa de Villajoyosa, a Jaime Aragonés. Está escrito en latín y lleva fecha de 2 de agosto del año 1633.

                                           5-Venta de un censo de Jaime Esquerdo a Jaime Aragonés. Año 1633

El sexto y último documento, trata también de la venta de un censo (hipoteca) que realiza Andrés Mayor a Pedro NOGUEROLES. Está escrito en latín y fechado en Villajoyosa el 12 de julio del año 1595.

                                            6-Censo que Andrés Mayor vendió a Pedro Nogueroles. Latín. Año 1595

Termino este escrito con una pequeña pincelada a la gente ignorante (que habla sin documentarse). Los que habéis intentado leer estas páginas históricas, habréis podido ver que el nombre de Villajoyosa, ya sea en valenciano o en latín, en cinco de los seis documentos, viene escrito con Y, o sea, que en el siglo XVI (y también en el siglo XIV), la gran mayoría de las veces, el nombre de La Vila era escrito con esa letra. Penoso y sobre todo ridículo, es que algunas personas quieran eliminar ese nombre ¡por ser franquista!


Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que la fuente sea citada.

lunes, 15 de octubre de 2018

Calle Fabiola de La Ermita - Villajoyosa -

Artículo publicado en el Libro de Fiestas de Sant Miquel
L'Ermita 2018

Tres son las principales calles que hay en La Ermita, la de Doña Rosa Grau, el Carreret y la calle Fabiola.
La más espaciosa y la que desde siempre ha sido la principal entrada al barrio, es la de Doña Rosa Grau.
Si La Ermita ha tenido un lugar emblemático, este ha sido, sin duda, el Carreret. Actualmente semi abandonado y antaño lleno de vida, con sus ya desaparecidas casas habitadas por particulares e inolvidables puras familias ermitañas.

                                                                Árbol de Navidad plantado en La Ermita

Pero, si casi desconocidos han sido los nombres de esas calles para el resto de vileros (también para los ermitaños, salvo el Carreret), la calle Fabiola aún lo sigue siendo, incluso para algún residente actual de la misma.
Ermitaños nos sentimos los que nacimos allí y los que, en un momento dado, vinieron buscando una mejora en sus vidas, hermanándose y fundiéndose con los nativos de La Ermita. Algunas de estas familias ermitañas van ya por la tercera generación. Cuando a cualquier ermitaño, en La Vila, nos preguntan ¿de dónde eres?, sin pensarlo, orgullosamente nos sale de lo más profundo, “de La Ermita”. Incluso siendo o viviendo en cualquier partida rural de los alrededores del barrio, con arrogancia decimos, “de La Ermita”.

                                                                         Calle Fabiola de la Ermita

La calle Fabiola, siempre cargada de movimiento, de energía, de aliento, de vida. Posiblemente y desde siempre, con todas o casi todas sus casas habitadas.
La calle de Joanet “El Pachell”. Distante apenas 20 metros de la casa de mi abuela. ¡Cuántos recuerdos!
Mi mente me traslada a los años 60 del pasado siglo. Cincuenta años atrás. Recuerdo a las personas que vivían en la calle Fabiola, aunque el nombre de algunas se me resiste y también el lugar exacto donde residían.
La calle comienza a formarse entre las esquinas de las casas del ti Chimo y del ti Tomás “el Llebre”. Nada más entrar en ella estaba la cuadra donde el mismo ti Chimo encerraba su burra.
Mi memoria se pierde recordando al ti Kiko “el de les cabres” y la tía Pepa. A María “de Orcheta” y sus tres hijos, Vicent, Geroni y María. A Michor y Pepa “la Morena” y su hijo Francisco Iborra. A Gostí Masiá, su mujer Malena y sus tres hijos, Michor, Jaume y Gostinet. Al ti Toni “el de les llums” y a su mujer, la tía Francisca. A Toni Domenech, su mujer Àngela “Tanina” y sus tres hijos, Pepe, Tomás y Toni.

                                                       Interior de la calle Fabiola de La Ermita

Posteriormente, aunque sin salirnos de esos años 60, se fueron integrando otras personas, que también formaron e incluso siguen formando parte de la historia de la calle Fabiola de La Ermita.
Los hermanos Cristóbal y Paco Fernández, junto a sus padres. Diego Vera “el del barracón”, con su mujer Juana y sus tres hijos, Alfonso, Juanita y la hermana mayor cuyo nombre he olvidado. Joaquín Salas “El Paloma”, su esposa y toda su numerosa prole (algunos continúan viviendo allí). El hermano del “Paloma”, Gerónimo Salas “Geromo” con su esposa y su también nutrida progenie. Emilio “el gitano” y toda su familia. Etc. Etc.

                                                                               Barrio de La Ermita

¡Calle Fabiola! Muchos de los ermitaños y ermitañas nombrados, que corretearon arriba y abajo por tu entonces pedregoso y polvoriento suelo, ya no están entre nosotros. Los años pasan rápidamente, incluso para ti, pero los humanos acusamos peor que tú el paso del tiempo. Has visto nacer, vivir y morir a muchos ermitaños, pero todos, sin excepción, han nacido, vivido y fallecido con el orgullo de ser de La Ermita.



Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que la fuente sea citada.

lunes, 1 de octubre de 2018

Origen del nombre de la Foia Major de Relleu.

Este artículo de investigación, fue publicado en el libro de las fiestas patronales de Relleu 2018 en su apartado de Colaboraciones literarias. 

           Relleu

No se si serán muchas o pocas las personas que conocen el origen del nombre de esa finca. Hasta hace poco yo no lo sabía, pero investigando unos documentos, averigüé el motivo.
Detrás de todo ello se encuentra la historia de una familia.
Villajoyosa y Relleu. Dos localidades que, por un motivo u otro, siempre han recorrido juntas el paso de la historia.

                                                                    Casco antiguo de Villajoyosa desde la playa
Voy a realizar un breve repaso que abarca a los últimos tres o cuatro siglos, entre los que distinguidos hijos de alguna de estas poblaciones, han influido en la vida de la otra. Un ejemplo de ello serían los hermanos Eduardo y Leopoldo Soler Pérez o incluso los Aragonés.

Pero en esta ocasión toca hablar de los Mayor. Una distinguida familia vilera con gran arraigo en Relleu, en la que algunos de sus miembros destacaron en diferentes facetas que a continuación expongo.
En primer lugar, obligado por el título de este escrito, relataré los motivos por los que se comenzó a llamar y ser conocida como Foia Major.

                                                                             Casa de la Foia Major de Relleu

Anterior al año 1719, la actualmente llamada Foia Major, era conocida como Foia Bernabeu y su propietario era Vicente Ilario Bernabeu. Tenía la finca una extensión de 87 jornales de labrar y en los primeros meses de dicho año, fue comprada por Mathias Mayor, presbítero, doctor en teología, nacido en Villajoyosa, en ese momento beneficiado de la Seo de Valencia y anteriormente, cura de la baronía de Polop.
El día 21 de junio de ese mismo año, en Relleu, y ante el escribano Leopoldo Soler, el clérigo, otorgó escritura de donación de la hoya a su sobrino Francisco Mayor. En esa escritura, señala que la finca estaba situada en el pago de Los Castellanos, llano del Rostoll y La Senia. Además, lindaba con el azagador real del camino de Alicante y estaba sujeta al derecho directo del señor de la villa de Relleu, que, entre otros impuestos, tenía derecho a la octava parte de los frutos que se cosechaban en dicha finca.
Había nacido la Hoya de Mayor, y el habla valenciana se encargó de convertir en Foia Major.

                   Última hoja de la escritura signada por Leopoldo Soler sobre la Hoya de Bernabeu  llamada ahora Mayor. 1722

¿Quiénes eran los Mayor?
Como antes he dicho, algunos de ellos eran representantes eclesiásticos de considerable nivel. Otro de ellos, de la misma condición, fue Fray Posidonio Mayor (Villajoyosa 1582 – Valencia 1633), venerable agustino que murió en olor a santidad, sus restos reposan en la capilla de la Virgen del Buen Parto en Valencia.
Don Francisco Mayor, que fue propietario de la hoya por donación de su tío, fue arrendador de los derechos de señorío sobre las posesiones que el señor conde de Relleu, Don Francisco de Leyba y Coloma, tenía en la baronía. Así consta en los capítulos de arrendamiento del señorío de la Villa de Relleu, realizados y firmados en Valencia el 17 de mayo de 1727 ante el escribano Juan Claver.

                                                             Bendiciones nupciales de Don Juan Mayor. Año 1732

Don Juan Mayor Bernabeu, abogado. En 1729 obtuvo título en teología, así mismo, para poder ocupar cargos públicos, tuvo que practicar pruebas testificales a fin de obtener el certificado de pureza de sangre en 1762. Los días de este prestigioso abogado, transcurrieron entre Relleu y Villajoyosa. En agosto de 1763, ante el escribano de Relleu, otorgó poderes a su hijo Joseph. Al igual que su padre y sus abuelos paternos (su abuela, María Ortuño, era natural de Orxeta), dejaron en testamento, ser enterrados en la sepultura que la familia disponía en la cripta de la iglesia parroquial de Villajoyosa. Ese dato nos indica que la familia era de condición alta.
Aunque poco se sabe del origen de los Mayor, Fray Jaime Jordán, doctor en teología y rector del colegio de San Fulgencio de Valencia (siglo XVII), dijo de los Mayor, que fueron caballeros venecianos venidos a la conquista de este reino y una parte de ellos se establecieron en Villajoyosa.
Uno de los hijos de Don Juan Mayor, fue regidor perpetuo de la villa de Villajoyosa y así consta en la escritura de 26 de junio de 1769, hecha en Relleu por el escribano Gerónimo Cabot.
Otro escribano de Relleu, Josef Climent, redactó una escritura en la Foia Major, por la que consta que la viuda de Don Juan Mayor, vendió a su hijo Joseph, unas tierras que poseía en Villajoyosa.

                                                              Parte de la Foia Major junto a la carretera de Aigües

Fueron varias las escrituras redactadas por escribanos relleuenses en dicha finca, por lo que es de suponer que los Mayor vivían allí.
Incluso alguno de ellos también murió en la foia. En un certificado realizado en febrero de 1773 por Don Vicente Ruiz, cura de la parroquia de Relleu, se dice, que el día 25 de abril de 1770, murió Francisco Mayor y Alonso, y fue enterrado en la sepultura que se abrió delante de la capilla de Santo Tomás de Villanueva, con la asistencia del “retor”, vicaría y ocho religiosos agustinos venidos desde el convento de Villajoyosa.
Esa capilla estaba en el interior de la iglesia parroquial de Relleu, pero actualmente no existe dicho oratorio, no se sabe si alguna remodelación de la iglesia fue la causa de la eliminación, o por cualquier otro motivo, se cambió la honra de un santo a otro en alguna de las capillas aún hoy existentes.

                    Certificado de defunción y enterramiento de Joseph Mayor en una capilla de la iglesia de Relleu. Año 1773

Otros Mayor fueron:
Don Francisco Mayor de Pedro. Tenía en Villajoyosa parte del horno llamado de los Mayors. Enero de 1720.
Don Joseph Mayor, nombrado en dos ocasiones teniente de las milicias urbanas de Villajoyosa, en 1762 y 1780.
Don Nadal Mayor, nombrado teniente oficial requeridor de las milicias urbanas de Villajoyosa en 1790.
Don José Mayor y Alonso, que el 12 de junio de 1794, en un capítulo testamentario sobre sus bienes, aludió a la heredad Hoya de Mayor, antes de Bernabeu, que poseía en Relleu.
Vicente Mayor, nombrado por el general gobernador militar de Valencia, recaudador de los impuestos de la iglesia parroquial de Villajoyosa en los años 1807 y 1808.
Don Vicente Mayor y Vidal, fue teniente de alcaide del castillo de Benidorm en el año 1815.

                                      Permiso de armas al teniente de alcaide del castillo de Benidorm, Vicente Mayor. Año 1815

Varios son los documentos que, durante el transcurso del siglo XVII, hablan de algún Mayor.
Andrés Mayor y Zaragoza, hijo de Cosme y Coloma, otorgó testamento el 4 de noviembre de 1626.
En Orxeta, el día 1 de octubre de 1640, ante el escribano, hicieron acto de donación y cartas matrimoniales, de una parte, Gaspar Mayor y Jacinta Salvador de Villajoyosa y por otra, Miguel Ortuño y Anna Zaragoza de Orxeta, debido al matrimonio de sus respectivos hijos, Gaspar y Anna María.
Los Mayor fueron ampliando sus tierras en Relleu, si en la compra de la Foia Bernabeu, realizada en 1719, se escrituraron 87 jornales, cincuenta años después eran 101 los jornales que tenían los Mayor en esa heredad. También eran propietarios de cuatro fanegadas dels Albalats.


Se autoriza la reproducción del contenido en esta publicación, siempre que la fuente sea citada.